El mármol se usa desde los tiempos más antiguos en el diseño interior y en construcciones como palacios, mansiones y residencias.

Este material ha estado presente en edificios de la cultura griega, romana, hasta en palacios versallescos, utilizado como piedra estructural y ornamental en salones, pavimentos, baños, fachadas.

La construcción en mármol más conocida es el Taj Mahal en la India, monumento que fue realizado durante el reinado del emperador Shah Jahan, quien ordenó su edificación para honrar a su esposa Mumtaz Mahal, quien murió dando a luz a una niña en el año de 1631.

Debido a que fue el amor de su vida -a pesar de que tuvo otras esposas, por ser polígamo- el emperador convocó a los mejores constructores y especialistas de la época, para que construyeran el mausoleo con mármol.

Se usaron bueyes, búfalos, camellos y elefantes para trasladar el mármol desde las canteras de Makrana, Rajastán, localizada a más de 300 kilómetros de Agra, localidad donde se construyó el Taj Mahal.

Otro material usado fue la arenisca roja, que se utilizó en otros palacios musulmanes de periodos anteriores al reinado de Shah Jahan.

Esta piedra se combinó con el mármol negro para levantar las murallas que rodean el complejo y para construir algunas de sus estructuras secundarias.

El mármol definitivamente es un material de gran calidad, durabilidad y sin duda muy elegante, que está presente en las construcciones y monumentos históricos y actualmente en las obras que buscan un estilo superior en diseño y estructura.


Artículo creado con información de ngenespanol.com.